13/6/11

Partes de un auto RC (continuación):


Amortiguadores:

Por más plano o liso que sea el terreno por el que se desplaza un auto, siempre existen imperfecciones que son necesarias compensar para mantener la estabilidad del vehículo. Para ello, se utiliza la suspensión tanto en autos reales, como en automodelismo RC.
Uno de los principales componentes de la suspensión es el amortiguador, el cual es el encargado de absorber la mayor parte de la energía del impacto de la rueda contra un desnivel en el terreno.
En automodelismo, en la mayoría de los casos, el amortiguador monta en su mismo cuerpo al espiral de suspensión, como lo hacen los automóviles reales con suspensión tipo McPherson.
El amortiguador, no es más que un conjunto de cilindro pistón, que utiliza como medio absorbente de la energía del impacto un medio material solido, líquido o gaseoso.
En el caso de los amortiguadores de Fricción, estos emplean un sistema tipo prensa que permite que el vástago del pistón se deslice con más o menos facilidad. Esto se logra por la expansión de una pieza que generalmente se regula roscándola en mayor o menor proporción al cuerpo principal.
Los amortiguadores hidráulicos son los más utilizados. Consisten en un pistón que se mueve dentro de un cilindro que contiene aceite. Dicho pistón tiene perforaciones que permiten el paso del fluido de una cámara a otra (es decir de un lado u otro del pistón). Como regla general, cuantos más orificios tiene el pistón, más blando será el amortiguador, de igual manera, si el fluido es poco viscoso, el amortiguador será mas blando.  El fluido de amortiguador se consigue en distintas graduaciones que son fácilmente identificables en el envase, lo que permite una mayor flexibilidad a la hora de la puesta a punto, ya que en la mayoría de los casos no se dispone de pistones de distintas características.
En el caso del gas como fluido amortiguador, este cumple la misma función como fluido, pero la calidad del amortiguador en si debe ser muy buena para mantener la estanqueidad del gas. Por lo general su uso se aplica exclusivamente en alta competición y son poco vistos.
Con respecto a los espirales, se pueden conseguir de distintas durezas. Por regla general, a mayor grosor del hilo del espiral, más duro será el espiral. Lo mismo ocurre con el número de espiras y la separación entre las mismas. Los espirales duros suelen tener menos espiras y mayor separación entre las mismas.
En la pista, un amortiguador duro ofrecerá mayor rebote y menor adherencia del tren donde se lo monte y viceversa.

Como ayuda global, para los autos de pista, en un circuito en buenas condiciones y con buen agarre, conviene llevar el auto duro, si se nota tendencia a “colear” ablandar el tren trasero. Si por el contrario el auto tiene poca trompa (cuesta doblar) conviene ablandar el tren delantero.

Para los autos de TT, además se debe tener en cuenta el tipo de suelo, y la pronunciación de los saltos del circuito, ya que si el auto va muy duro, rebotara demasiado al caer y perderá estabilidad fácilmente.

La dureza del amortiguador puede ser también endurecida utilizando lo que comúnmente se conoce como “precarga”. Esto consiste en comprimir en un cierto grado el espiral del amortiguador mediante el uso de una arandela roscada al cuerpo del mismo o por medio de suplementos de distintos grosores en forma de C.




No hay comentarios:

Publicar un comentario